¿Qué está buscando?

Este es el cuadro de búsqueda para agregar más información.


Pequeñas partículas en el aire pueden causar grandes problemas de salud

De Honeywell | 9 de agosto de 2019

Pasamos gran parte de nuestro tiempo en interiores y queremos que el aire interior esté lo más limpio posible. Pero ese aire a menudo está lleno de pequeñas partículas, una fracción del diámetro de un cabello humano. Debido a que son tan pequeñas, pueden alojarse en lo profundo de nuestros pulmones, lo que puede causar enfermedades a largo plazo.

TruStability para hot wheels

En otras palabras, la materia particulada no tiene que ser grande para causar grandes problemas de salud Estas partículas se clasifican como PM10 (10 micrómetros o más pequeños) y PM2.5 (2,5 micrómetros o más pequeños).

Aquí hay algunas fuentes de partículas que flotan en el interior:

  • acción de fumar
  • acción de cocinar
  • llamas abiertas de electrodomésticos, velas encendidas y otras fuentes
  • polen y moho
  • uso de calentadores a kerosén
  • difusión de aceites esenciales
  • limpieza con productos químicos comunes
  • apertura de puertas y ventanas hacia ambientes contaminados en el exterior
  • uso de lacas para el cabello, ambientadores en aerosol o desodorantes

El aire que tiene un alto recuento de partículas puede desencadenar ataques de asma, y provocar irritación en los ojos, nariz y garganta, dificultad para respirar, tos, enfermedades cardíacas y otros problemas relacionados con la salud. La exposición prolongada puede ser especialmente peligrosa para niños pequeños, personas mayores y personas con sistemas inmunes comprometidos o problemas respiratorios.

Debido a los posibles problemas de salud causados por las partículas, muchos gobiernos están regulando lo que está permitido en nuestro aire. El problema ha sido que estas partículas antes solo eran detectables con microscopios electrónicos Dado que la mayoría de los hogares y las empresas no tienen microscopios electrónicos disponibles, los nuevos sensores de partículas están cumpliendo cada vez más esa función.

Los sensores basados en láser detectan y cuentan partículas con dispersión de luz. Una fuente de luz láser ilumina una partícula mientras esta atraviesa una cámara de detección. A medida que las partículas atraviesan el haz del láser, la luz rebota y se registra en un detector de luz o foto. Luego, la luz se analiza y se convierte en una señal eléctrica para ser utilizada por otro sistema.

Sensores de materia particulada

La señal eléctrica se puede alimentar a sistemas de control de calefacción, ventilación y aire acondicionado (climatización) en edificios y hogares, o en otros dispositivos de monitorización de aire para limpiar automáticamente el aire. O bien, la señal puede alertar a los miembros de la familia o los operadores del edificio de que los sistemas de purificación de aire deben activarse, si el aire exterior se puede usar para mejorar la calidad del aire interior, cuando se necesita cambiar un filtro de aire o cuando se debe realizar un mantenimiento temprano en los sistemas de aplicación de aire interior.

Debido a que los sensores pueden caber fácilmente en la palma de la mano, pueden integrarse en muchos electrodomésticos, así como en sistemas de purificación de aire más grandes.

Serie HPM en un purificador de aire portátil

Ya no tenemos que estar a merced de lo que está en el aire. Ahora podemos detectar y limpiar el aire de manera proactiva con requisitos mínimos de energía y espacio antes de que el aire cause problemas.

Idioma

Redes sociales

Información del sitio

Mapa del sitio

Términos y condiciones

Anular suscripción

Copyright © 2020 Honeywell International, Inc.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink